Socorrismo.com

La camilla de inmovilización en la instalación acuática

La camilla de inmovilización en la instalación acuática

Análisis de los factores determinantes para la adquisición y uso de una camilla de inmovilización en la instalación acuática
 
Por: Juan Carlos Hernández Villaescusa
En los últimos años las actividades y programas acuáticos, han experimentadoç un aumento no conocido en otras actividades físicas o deportivas de nuestro país. Este desarrollo se ha visto favorecido por el incremento en la utilización de la instalación acuática como elemento terapéutico, aunque el fin no sea totalmente éste, ésto ha motivado un fuerte incremento en la demanda de actividades que ciudadanos de todas las edades y en especial personas mayores de 30 años,van convirtiendo la práctica acuática en algo más que una simple actividad y que permite mostrar a estos usuarios como fieles e indiscutibles clientes de la instalación.
Con la aparición de esta nueva demanda de servicios, las instalaciones se han convertido en muchas ocasiones, en lugares más cercanos a un balneario que a una piscina deportiva, con un número creciente de personas con todo tipo de patologías físicas, donde niños y adultos reclaman una plaza en la instalación y para lo cual abanderan todo tipo de patologías y lesiones, asma, enfermedades del aparato locomotor, enfermedades cardíacas o circulatorias, problemas físicos, psíquicos, fisiológicos, entre otros. Para atender a esta nueva demanda, las instalaciones han tenido que transformar sus servicios y programas mediante espacios acondicionados, monitores especializados, horarios especiales, etc.
Es importante señalar el hecho de que existen casos que en los que la actividad puede perjudicar la dolencia e incluso en el peor de los casos desencadenar en una situación puntual crítica que desemboque en la necesidad de asistencia en la propia instalación tanto en el agua como en sus dependencias, y que encierre además un alto riesgo para el usuario. Este punto viene respaldado por el hecho de que las intervenciones más graves en la instalación acuática evidencian que estos lesionados tienen patologías que conocidas o no por el personal de la instalación, son las que han provocado la situación de en la que se encuentra en ese momento.

La forma en que se produje la lesión puede carecer de importancia y sin embargo y dada su patología ser una situación muy grave.
 
La camilla de inmovilización acuática es quizás el elemento de rescate y transporte más eficaz del que se puede disponer en la instalación acuática, permitiendo no sólo atender y tratar todo tipo de inmovilizaciones de columna, sino además facilitar todo tipo de intervenciones y prestar asistencia a todo tipo de víctimas.
 
 
HISTORIA
La camilla de inmovilización acuática contemporánea se ha desarrollado al amparo de la necesidad de utilización en los posibles accidentes con lesión de columna que pueden suceder en la instalación acuática moderna, básicamente no ha evolucionado mucho desde las primeras camillas que se utilizaban en la mitad del siglo XIX en la industria de la minería francesa para atender a los mineros accidentados en el interior de los pozos, incluso hoy en día se sigue utilizando la madera como elemento básico en su construcción.

En España no se puede hablar de este tipo de elemento hasta prácticamente nuestros días. Es necesario mencionar que las este tipo de lesión se da principalmente en los accidentes de tráfico seguido a larga distancia por los accidentes en el medio acuático.

La introducción de camillas de inmovilización en la instalación acuática en España fue realizada por la firma de socorrismo realizada por la firma de socorrismo profesional Ellis & Asociados en el año 85, en el parque acuático Aqualandia de Benidorm, con el fin de disponer de material adecuado en una posible lesión de columna, sin embargo la disposición de camillas de inmovilización en la instalación acuática tradicional en España es un hecho inusual, que pasa desapercibido para casi todos los responsables de instalaciones, debido fundamentalmente a la falta de información o a una mala información sobre este particular; hoy en día son muy pocas las instalaciones acuáticas o los patronatos de deportes que disponen de estos elementos, siendo casi siempre los parques acuáticos por las exigencias legislativas de su sector y algunos organismos oficiales vinculados con la seguridad en playas.
Es muy importante mencionar que la formación especifica del personal encargado de la asistencia es vital para el perfecto desarrollo del protocolo de intervención y asistencia, no por disponer de una camilla se va a solucionar el problema sino todo lo contrario, la no disposición de conocimientos sobre su uso puede desembocar en el agravamiento de su lesión e incluso en la provocación del la misma, por lo tanto, es importante considerar que el personal debe recibir un curso monográfico con el material que va a utilizar; con un programa perfectamente elaborado, identificación de los lugares, elementos y actividades de riesgo, así como saber identificar una posible lesión y los protocolos de actuación, las técnicas de inmovilización de columna y la técnica para el resto de lesiones y accidentes que se pueden producir.


CARACTERÍSTICAS

La camilla de inmovilización acuática básicamente es una de tabla prácticamente rígida a modo de bloque con una serie de orificios destinados a ser utilizados como asas, varias correas dispuestas a lo largo de la camilla que permiten la inmovilización de la víctima en la camilla, y un cabezal que confiere una total inmovilización de la cabeza durante el transporte y manipulación de la víctima. Las características de las diferentes partes que componen la camilla pasan por cumplir los siguientes puntos:

FACTORORES A TENER EN CUENTA PARA DISPONER DE UNA CAMILLA

- Factor de riesgo potencial de lesiones y ahogamiento en la instalación.
- Historial de intervenciones y clase de ellas en nuestra instalación.
- La profundidad de la instalación y áreas de poco profundidad.
- La calidad de la superficie de la instalación y su riesgo de caídas.
- Si existen programas de animación y recreación acuática.
- Porcentaje de usuarios con problemas o patologías físicas entre los clientes de la instalación.
- Inventario de los elementos de riesgo potencial de la instalación.
- Disponemos de personal entrenado y cualificado.
- Disposición de los servicios de emergencia de la localidad de estos dispositivos.

DISEÑO
Las actuales camillas de inmovilización están diseñadas bajo modernos procesos industriales, y son fruto de la evolución y experiencia acumulada a lo largo de más de 30 años de utilización, puesta al día con la problemática actual de los patógenos de la sangre que pueden afectar al material de rescate.
De nuestra experiencia adquirida a lo largo de estos 10 años, hemos podido comprobar que una camilla de inmovilización es algo más que un bonito diseño y forma atractiva, por lo que su diseño debe estar basado en necesidades fundamentales de su utilización:
- Diseño anatómico que permitan y facilite la disposición de la víctima sobre su superficie.
- Posibilidad de utilización tanto por adultos y niños.
- Color fácilmente localizable y homologado.
- Fácil identificación, localización y sujeción de las correas e inmovilización.
- Sistema cierres de correas de velcro o de cierre rápido de material plástico no corrosivo.
- Correas de material agradable e incluso cómodo para evitar lesiones a la víctima.
- Sistema de anclaje que permita un control total de la presión de cierre que requiera la víctima.
- Fácil colocación de los elementos inmovilizadores correas e inmovilizador de cabeza.
- Fácil disposición e intercambio de ubicación de las correas y de utilización del inmovilizador.
- Flotación adecuada al lugar donde vamos a trabajar, que no flote ni en exceso ni de forma escasa.
- Que permita ser izada con un sistema universal de correas de elevación.
- Ligera y fácilmente trasportable.
- Que permita realizar un RCP durante un transporte.
- Fácilmente lavable y desinfectable, no contaminable por patógenos y fácil de esterilizar.
- Que favorezca la caída de los fluidos corporales que la víctima puede perder durante su utilización.
- Ser utilizada para cualquier tipo de intervención en el medio acuático y terrestre.
- Que sea manejable y agradable al tacto.
- Libre de mantenimiento y fácilmente almacenable.
- Fabricada con materiales no corrosivos.
- Que no le afecten los rayos solares ni los corrosivos.
- Que permita el paso de los rayos X.
- Que este fabricada por procesos ecológicos.

MODELOS
En el mercado existe una amplia gama de modelos, que en los últimos años han proliferado al amparo de una fuerte competencia, sin embargo es importante señalar que ciertos modelos demuestran una falta total de garantía. Nuestra experiencia nos demuestra que sólo dos o tres modelos reúnen e incluso pasan los requisitos de diseño que se exigen. Para las piscinas el modelo ideal es la de plástico rígido modelo PROLITE, que es la última generación gran protagonista en las instalaciones acuáticas Americanas, además de haber sido oficialmente homologada como la mejor camilla de inmovilización por la compañía Ellis & Asociados.

Dentro de la generación de plástico de ABS el modelo 2001, es quizás la mejor elección; este modelo fue diseñado y comercializado por la NASA para asistir a sus operarios y a los astronautas, y es la mejor camilla para asistencia en el mar o actividades afines.

ECONOMÍA
El precio de este dispositivo no tiene por que resultar un inconveniente para su adquisición, además tenemos que pensar que esta inversión va a resultar económica a largo plazo pues es muy probable que no tengamos que comprar otra nunca más, debido a la calidad del material del que esta fabricada. Es importante matizar que cumpla los niveles de calidad exigidos y en cualquier caso de rotura o fallo de las correas o del inmovilizador es posible no solo colocar otro sino encontrar este dispositivo en el mercado. Por ello es importante elegir un buen producto que este suficientemente introducido en el mercado.

No se debe elegir un producto que se sospeche demasiado barato; actualmente la tecnología ha permitido abaratar costes y además las empresas pueden acceder fácilmente a la tecnología, es por ello que sin duda existen copias que únicamente basan su venta en su precio, sin importar realmente su calidad y nivel de utilización, y estas adquisiciones se puede convertir a la larga en una mala compra.

Es importante disponer de un producto que el fabricante pueda garantizar, con el fin de que durante su utilización este no pueda fallar o romperse dificultando la asistencia. Por ello es importante saber si la camilla se adapta a nuestras necesidades, el peso, las dimensiones, la durabilidad, la resistencia máxima, la flotabilidad, son características fundamentales y básicas a la hora de elegir un buen producto. No es lo mismo una camilla para ser utilizada en el mar, en piscina o en parque acuático, además su color variara según el lugar donde vayamos a necesitarla.

UTILIZACIÓN
Las posibilidades de utilización de la camilla de inmovilización han evolucionado en los últimos años, con la aportación e investigación de las organizaciones internacionales de socorrismo más importantes, pero a sido sin duda la compañía Ellis & Asociados la que ha conseguido desarrollar una técnica depurada y precisa, que por su eficacia y facilidad permite que cualquier persona con las mínimas habilidades acuática poder realizar una inmovilización con toda garantía; por esto la camilla de inmovilización se ha convertido en la mejor herramienta de la instalación acuática hasta el punto de ser de obligada su presencia en las instalaciones acuáticas de los países más desarrollados.

Existe una creencia generalizada fruto de la falta de información de que la camilla de inmovilización solo sirve para fracturas de columna, sin embargo esto esta totalmente erróneo, la camilla de inmovilización se ha convertido en la mejor herramienta de rescate y transporte que se puede disponer en la instalación, debido a la gran cantidad de situaciones y tipos de víctimas que nos permite atender, e incluso existen situaciones que solo se pueden resolver con la camilla de inmovilización.
SITUACIONES QUE SE PUEDEN RESOLVER
- SACAR A UNA VÍCTIMA INCONSCIENTE DEL AGUA.
- ASISTENCIA A AHOGADOS.
- INMOVILIZACIÓN DE LUXACIONES Y FRACTRUAS Y LESIONES DE COLUMNA TANTO EN TIERRA COMO EN EL MEDIO ACUÁTICO.
- ASISTENCIA EN PARADA RESPIRATORIA.
- ASISTENCIA EN PARADA CARDIACA.
- TRANSPORTE DE HERIDOS.
- FACILITAR LA VUELTA A FRACTURADOS DE COLUMNA SITUADOS BOCA A BAJO.
- ASISTENCIA DE FRACTURA DE COLUMNA CON PARADA CARDIO-RESPIRATORIA, ETC.
Para resolver cualquier situación tan solo es necesario disponer de un mínimo de dos socorristas, que combinando una técnica apropiada y mediante un protocolo establecido permite asistir a la víctima y resolver situaciones que de otra manera son imposibles, o cuando menos, pueden resultar peligrosas o lesivas para la víctima, e incluso hay lesiones en las que sólo está indicado el uso de este elemento.

TÉCNICA
Hay que tener en cuenta que si en la instalación se presenta un accidente con lesión de columna, la actuación y asistencia que se le preste al lesionado en el mismo instante de producirse es realmente la que va permitir la evolución de la lesión favorablemente, facilitando el proceso de recuperación del lesionado en el mejor de los casos y la provocación de secuelas o incluso la aparición de graves lesiones en el caso de una mala asistencia.
VENTAJAS
-Tratamiento especializado al momento.
-Reducir el alcance de la lesión.
-Evitar la hinchazón de la zona.
-Dejar pasar los rayos X.
-Sacar a personas de peso del agua sin riesgo de lesiones.
-Perfecta sujeción de la victima en el transporte.
-Aplicar oxigeno durante el transporte.
-Sacar a las víctimas del agua con total garantía.
-Aplicar masaje cardiaco efectivo desde el primer momento y durante el transporte.
-Sacar una victima del agua inmovilizada con cualquier lesión.
La técnica de uso de la camilla de inmovilización, depende de la situación concreta que se éste presentando y del tipo de víctima que se este atendiendo, junto con una variable importante, la disposición de personal de socorrismo que existe en la instalación en el momento de la intervención

La camilla de inmovilización es utilizada mediante un sistema básico de protocolos, que establecen los puestos que debe asumir cada uno de los socorristas que intervienen, y lo que cada uno de ellos debe hacer, con un objetivo claro, inmovilizar el cuerpo de la víctima sobre la camilla en el menor tiempo posible y con la máxima eficacia para poder ser trasladado a un centro asistencial, donde comprobaran el alcance de la lesión.

INCONVENIENTES
Aunque la camilla por el alcance de sus posibilidades no parece presentar ningún inconveniente, éste sin embargo radica en el hecho de que el personal encargado de utilizar la camilla no sea personal cualificado y entrenado para realizar esta tarea.

Esto supone que la utilización por personal no entrenado puede contribuir en el agravamiento o incluso la producción de lesiones para la víctima, por lo que es necesario que el personal no solo se familiarice con la utilización de la camilla de inmovilización, sino que conozca perfectamente sus técnicas y resolver cualquier tipo de situación que se presente.

CONCLUSIONES
En resumen, las instalaciones cubiertas actuales han modificado mucho sus servicios y estructuras para ofrecer a cada vez un número más grande de usuarios, un programa acorde a sus necesidades y capacidades; este hecho a motivado que a la instalación acuática acuda un grupo cada vez más numeroso de personas que con lesiones y patologías importantes encuentran en la piscina el lugar ideal para tratar esos problemas de carácter crónico o traumático, sin embargo esos mismo problemas pueden modificar una situación lesiva normal en una grave e incluso muy grave al desencadenar en la instalación la necesidad de intervención, que por una caída o simplemente por una cuestión de casualidad provoca una lesión que necesita de una asistencia profesional fuera del ámbito tradicional de intervención y donde la camilla acuática se convierte en el mejor elemento para el tratamiento de esta eventualidad.

Quizás sea el desconocimiento no solo de las técnicas sino del propio material y sobretodo de las posibilidades que ofrece lo que hace que la mayoría de las instalaciones, tanto publicas como privadas no considerar la necesidad de disposición de este instrumento como un elemento imprescindible, con el que se puede resolver cualquier tipo de situación que requiera un transporte o asistencia profesional en el medio acuático. La experiencia demuestra que no solo es necesario disponer de personal, o de material, sino que este personal debe tener los conocimientos necesarios y el suficiente entrenamiento como para resolver cualquier situación que se plantee en la instalación por difícil que esta sea, además de disponer de un programa de simulacros y entrenamientos periódicos que le permitan establecer los tiempos de asistencia, e intervención en valores de seguridad. Es importante que el personal recicle esos conocimiento debido a la evolución que la técnica va experimentando cada año. Respecto del material mencionar que muy pocos modelos cumplen con las prestaciones y exigencias que las necesidades de uso tanto presentes como futuras nos van a marcar; por lo que es necesario asegurarnos que el material esta suficientemente introducido en el mercado teniendo en cuenta que como va a ser una compra que posiblemente no tengamos que repetir, es importante elegir el mejor modelo disponible en el mercado.
 
© 1995 Juan Carlos Hernández Villaescusa

|  Volver   |  Recomendar este articulo  |

linea.gif
Publicidad socorrismo | Portal socorrismo | Foros socorrismo | Imagenes socorrismo | Cursos de socorrismo
Socorrismo.com es propiedad de CISET Centro de Innovación y Soluciones Empresariales y Tecnológicas
© 2001 Todos los derechos reservados
           socorrismo.com en Twitter Socorrismo en Facebook Socorrismo.com en Pinterest